fbpx

¿Qué alternativas de financiación sirven para comprar una vivienda?

Publicado 28/06/2022
Qué alternativas de financiación sirven para comprar una vivienda

Comprar una vivienda no es tan simple a pesar de figurar en la lista de metas más comunes de las personas en la sociedad actual. De hecho, constituye una de las mayores inversiones que haremos en nuestra vida debido a los altos costos que suele implicar. Y no es para menos considerando que este, más allá de ser nuestro refugio, se convertirá en un activo digno de preservación para el futuro.

Al ser una necesidad y un objetivo tan aclamado, no es de extrañar que muchos ofrezcan apoyo en su logro. Existen muchas entidades y personas particulares que ofrecen alternativas de financiación para comprar una vivienda. En Inmotarget estamos integrados en el mercado inmobiliario y conocemos las opciones disponibles. Con base en ello, asesoramos a nuestro público respecto a cada una de ellas.

Hipoteca

La hipoteca es la alternativa de financiación más conocida y considerada a la hora de comprar una vivienda. Básicamente, consiste en solicitar un préstamo en el que se usa como garantía de cumplimiento el mismo inmueble; esto, por supuesto, en caso de que el acreedor incumpla con los pagos con los que se comprometió. El acuerdo suele cubrir alrededor del 80% del costo total de este.

Por lo general, son las entidades bancarias las que la ofrecen a las personas interesadas en adquirir propiedades de este estilo. Y si bien es una opción bastante común para comprar una vivienda, los inversores prudentes suelen tener dinero ahorrado al momento de asumir el compromiso. De lo contrario, entonces el deudor deberá recurrir a un préstamo personal para poder cumplir con los plazos.

Lo que nos lleva a los requisitos para apostar por una hipoteca como alternativa de financiación para comprar una vivienda. Irónicamente, la estabilidad económica es uno de ellos. Los interesados deberán demostrar a los bancos que sus finanzas están bien y que podrán cumplir con los acuerdos de pago. También pueden necesitarse figuras que sirvan como aval de ello. Y, por supuesto, todo esto conlleva mucho papeleo.

Hipoteca puente

La hipoteca puente es otra alternativa de financiación que no podemos omitir. Y, en efecto, tiene cierta relación con la descrita previamente. En este caso, los interesados ya tienen una hipoteca por haber adquirido un inmueble de este tipo en el pasado; sin embargo, quieren repetir el proceso con una nueva. Esto conduce a una modificación del acuerdo previo para adaptarlo al nuevo objetivo sin dejar de cumplirlo.

Para ser más claros, consiste en combinar los préstamos adquiridos para comprar una vivienda nueva hasta que la anterior en hipoteca termine de entregarse; en el proceso, la hipoteca anterior queda cancelada en su totalidad para que el comprador asuma un préstamo con nuevas condiciones. Esta alternativa de financiación permite concretar la compra en un período que puede abarcar de 6 meses a 5 años.

Alquiler con opción a compra

Bien sabemos que cuán costoso puede ser vivir en inmuebles rentados; más aún si estos están en zonas céntricas o privilegiadas. Muchos están dispuestos a pagar lo necesario para vivir en un lugar adecuado, pero si lo analizamos bien, los montos sumados suelen ser exorbitantes. Usando ese mismo dinero podrían hacerse muchas otras cosas, como crear un negocio propio o incluso comprar una vivienda por partes.

El alquiler con opción a compra es una alternativa de financiación idónea para quienes pagan renta, pero ya quieren un lugar fijo y estable. La Ley de Arrendamientos Urbanos establece un plazo máximo de 5 años para ello. Y a pesar de parecer apresurado, este es, sin lugar a dudas, constituye una opción mucho más flexible para comprar una vivienda; de hecho, tiene más garantías que pedir préstamos cuantiosos a los bancos.

Financiación familiar

Y, por último, una de las alternativas de financiación más populares: el apoyo de un familiar. Puede que algún allegado tenga los fondos suficientes como para comprar una vivienda; pero, de estar de acuerdo en proporcionarlos, igual hay que discutir y aclarar las condiciones. Porque ciertamente, pese a la cercanía, este puede requerir la devolución total de su dinero y para ello hay que establecer plazos.

Por ende, lo principal es determinar si el acreedor familiar amerita la recuperación de su dinero o si se trata de una donación; sea cual sea su posición al respecto, esta tiene que exponerse en un contrato bien estipulado. Se trata de un punto muy importante puesto que la transferencia de cantidades tan altas de dinero suele generar cargos en impuestos muy específicos. Por ello siempre es bueno buscar asesoría de expertos.

Open chat
¿Necesitas ayuda?